No sucede por accidente

Un gran lugar donde trabajar, aquel donde las personas disfrutan haciendo lo que hacen, no se construye de la noche a la mañana, ni es obra del azar y tampoco el resultado de decisiones caprichosas y cortoplacistas. Por el contrario, una organización en la que las personas se sienten realizadas y que además ofrece resultados comerciales consistentes puede ser diseñada y modelada.  Seguir leyendo “No sucede por accidente”

La maestra de todas las cosas

Fue una de las figuras más célebres de la Antigüedad. Nacido en el 100 y muerto en el 44 antes de Cristo (a.C.), Julio César fue un político, militar, estratega y orador romano, protagonista de la transición de la República al Imperio. Antes de ser asesinado de 23 puñaladas por varios senadores el 15 de marzo del año 44, entre otras cosas Julio César quedó inmortalizado por algunas frases. Una de ellas es “la suerte está echada”, que alude al momento en que cruzó el río Rubicón con sus tropas y marcó el principio del fin de la República romana, el régimen que había gobernado durante los cuatro siglos anteriores. Otra frase de Julio César que ha pasado a la historia es “la experiencia es la maestra de todas las cosas”, adagio que aún sigue siendo cierto para nuestro interconectado mundo de hoy.

Seguir leyendo “La maestra de todas las cosas”

Aprendiendo o pereciendo

Los obstáculos, problemas, desafíos e ineficiencias son parte de la vida cotidiana de cualquier organización y el modo en la que éstas tratan con aquellos marca la diferencia entre la prosperidad y la decrepitud. En ese sentido, es posible identificar dos tipos de organizaciones según el modo en que lidian con sus dificultades.

Seguir leyendo “Aprendiendo o pereciendo”

Mejorar el “por qué”, no solo el “qué” y el “cómo”

Nuestros lugares de trabajo han evolucionado luego de recorrer un largo camino desde la era industrial. Sin embargo, nuestras prácticas de formación y capacitación se han mantenido esencialmente similares: orientadas por un instructor, basadas en el conocimiento y orientadas a los procesos. El modelo de instrucción, disciplina y monitoreo de la era industrial aún resuena en muchos salones de clases e incluso en plataformas de aprendizaje digitales. Este paradigma es ajeno a las nuevas generaciones de trabajadores, que desean desarrollarse, construir significado y sentido en lo que hacen, además de marcar la diferencia y dejar huella.

Seguir leyendo “Mejorar el “por qué”, no solo el “qué” y el “cómo””